domingo, 22 de enero de 2017

Era tanto nuestro silencio



Así empezó todo; así se volvió nada.

Una cama de sábanas añejas, ya sin ansias.

Un café, dos tazas, cuatro manos que no se tocaban.
            Miradas perdidas, sin ganas de encontrarse.

Despertábamos acostumbrados,  ajenos a nosotros.
   Sin cuidado, sin cuidarnos.

Cedimos a la dulce mecedora de lo conquistado.
            Sin percatarnos que nos oxidaba la rutina.

Meciéndonos, nos volvimos olas de mares distantes.

Era tanto nuestro silencio que cabían dos cuerpos.

Era tanto, que nos volvimos cuatro.       




20 comentarios:

  1. Muy bueno. Te superas cada publicación. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecida, muy generoso de tu parte! Un abrazo

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Cierto, es muy triste cuando un amor se termina, cuando te haces consiente de que pudiste evitar la rutina... un beso

      Eliminar
  3. La rutina es un asesino implacable. Sin embargo puede abatirse con cuidado, intención y atención.
    Muy bueno, gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin lugar a dudas, deberíamos tener un despertador que nos lo recordara... un abrazo y gracias por leer!

      Eliminar
  4. Aterrador, el alma por si misma no complace por lo que requiere de un espíritu motivador. Para profundizar me ha gustado nuestro silencio. Un fuerte abrazo paisanita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi bello Julian por siempre leerme, siempre estar, siempre comentar y compartir. Un abrazo renovador!

      Eliminar
  5. "Nos oxidaba la rutina..." Simplemente, demoledor. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Roberto, muy generoso leerme y comentarme! un abrazo

      Eliminar
  6. Duro, conciso, fuerte... aplausos mi querida editora!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Duro como los finales... un abrazo grande y muchisimas gracias por leerme!

      Eliminar
  7. ¿Cuatro felices? ¿Quizá el desconsuelo encuentra una salida con esperanza? Otro desenlace a un final no feliz.

    ResponderEliminar
  8. Me encantó mi escritora consentida, tenía rato que no venía a tu blog.

    ResponderEliminar
  9. QUE TRISTE.....PARECIERA UN ADIÓS ANUNCIADO...UN ADIOS INEVITABLE AUNQUE SIN GANAS DE CONTINUAR.....corazón de melón....extraño las letras anteriores jejejeje saludos....

    ResponderEliminar
  10. Es la primera vez que entro a leerte y me sorprendiste, muy buenas letras, "Cedimos a la dulce mecedora de lo conquistado. Sin percatarnos que nos oxidaba la rutina." me gustó la calidad, espero pasar mas seguido a deleitarme. Gracias por compartir. Gandhi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gandhi feliz de que te haya gustado y muy agradecida de que me leas y te tomes el tiempo de comentarme. Espero seguir contando con tus visitas por estas letras. Beso

      Eliminar
  11. Cuando el deseo pierde la mano que buscas pero recibe el anhelo de otro caminante...sabes que algo de ha perdido pero añoras salir para ser libre

    ResponderEliminar
  12. Una cachetada de parte de la señora costumbre.

    ResponderEliminar
  13. Me gusta tu estilo

    Cambia todo cambia
    Cambia todo cambia...
    Cambia lo superficial
    Cambia también lo profundo
    Cambia el modo de pensar
    Cambia todo en este mundo...����

    ResponderEliminar