martes, 13 de mayo de 2014

Lo que faltaba...


Despertó con la sensación de que algo no estaba bien.
Sin moverse de la cama agudizó el oído tratando de advertir algo diferente en el ambiente.
Nada parecía fuera de lugar. Pero todo se sentía serenamente anormal, contrario a la angustia que su sexto sentido alertaba.

¿Qué era lo que faltaba?

Palpó su cuerpo hasta llegar a su pecho.
Ahogó un grito sordo y los músculos se le tensaron.
Una sensación de absoluta derrota la invadió.
Se habían llevado su corazón... y esta vez sospechaba que para siempre.








3 comentarios:

  1. Increíble el anonimato. Hace imaginarte infinitamente cada vez que uno lee tus relatos. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Divino... el anonimato alimenta la fantasía, y la fantasía nuestros placeres mas íntimos... Gracias por leerme Jeanpeare!!

    ResponderEliminar
  3. Nuevamente me cautiva esa manera elegante pero al mismo tiempo sin mucho adorno la descripción de un amanecer diferente de alguien que me hace pensar que lejos de estar "sin eso que le falta" se describe el momento justo de despertar angustiado por la causa del ayer...que probablemente perdió para siempre a su amor que tanto amó....

    ResponderEliminar