miércoles, 23 de octubre de 2013

Querer es lo mío

Te pienso en absoluto silencio, mientras mis recuerdos de ti, gimen cada uno de nuestros encuentros.

Un saxofón en alguna calle, por no sé dónde, suena de música de fondo en mi cabeza.

Cuánta dichosa melancolía.

Revivo cuando escribías deseos sobre mi cuerpo y yo te los  cumplía.

Caprichos como quimeras. Delicias vividas.

Fui tu cama, tu paz, tu remanso, tu día en la noche y tu madrugada sin dormir.

Me prometías eternidades que nunca te pedí.

Yo solo quería ser tu fantasía consumada, tu promesa sin cumplir.

Un día, un mes, un año. El tiempo es tan relativo.

De que me sirve tenerte a mi lado como rutina de desayuno y como cuentas por pagar.

Obligación no quiero. Querer es lo mío. Acaso no es la vida, solo un deseo por vivir. 




1 comentario: