lunes, 7 de octubre de 2013

Ardor frío

Rojo vivo.

               Y yo muero.

Arde el fuego.

               Y vivo frío.

Tu inmutable.

Yo caprichosa.

                     Mi espíritu curioso. 

                                                       Mi corazón indomable.


Aspiro tu ausencia. Ya no huele. 
                                                Escuece.

Sólo el brío de la lumbre queda. Centella. 
                                                                Arde.



Este cuerpo quieto ya no se calienta.
                                                            Se apaga.



2 comentarios:

  1. Quisiera que supieras que no tengo otro deseo
    que estar entre tus brazos como quien pide consuelo,
    sentirte toda mía, sin lujurias ni misterios,
    como siento la sangre que circula por mi cuerpo.

    ResponderEliminar