lunes, 16 de septiembre de 2013

Dualidades.

Soy la luna y tú eres el sol. 

Ven que te enseño la noche, a cambio de tus días. 


Déjame mostrarte los encantos, amores y travesuras del día con estrellas. 


Déjate mecer en la cuna de mis brazos y verás los encantos del astro de cristal. 


Llévame a conocer tus mañanas, tus amaneceres y comienzos. La luz que no se ahoga, que siempre está en el fondo del mar o detrás de las estrellas. La calidez de tu presencia, el calor de tu fulgor. 


Vamos a enseñarnos nuestras dualidades, con todos los sentidos bien despiertos. 


Y quemarnos en mil abrazos, reconfortándonos con los pasos bajo la misma luna. No te apartes de mí, y yo no soltaré tu mano.





1 comentario:

  1. La verdad es más que la dualidad misma del amor, tus letras apenas son el atisbo de la dulzura que hay en tu alma, deja que la pluma acaricie el papel que has de impregnar con tus profundos sentimientos, procura jamas dejar al lector sin tus apasionantes palabras, gracias por cada encanto que plasmas y recibe toda la buena vibra del universo entero. ;)

    ResponderEliminar