lunes, 3 de junio de 2013

Amarnos.


Amar intensamente, inmensamente, irracionalmente. Amar con ganas de intensidad.

Deseo de gloria en un beso, de paraíso en exceso y de divinidad al amar.

Mecerme en tus brazos, quitarte la ropa, tatuarme en tus labios y no dejarnos jamás.

Sufrir por la necesidad necia de dormir de este cuerpo ingrato. Y tener que soñarte en vez de besarte.

Este deseo innato de desearte más allá de vivir.

De amarnos despiertos, dormidos, vivos o muertos.

Amarnos así, de principio a fin.




No hay comentarios:

Publicar un comentario