viernes, 3 de mayo de 2013

Escribeme

Me puse a inventar historias mientras tú las contabas en mi entrepierna usando solo tu lengua.
Nada pensaba. Solo sentía.
Mi piel despedía saliva por cada uno de los poros y el corazón gritaba gemidos entre suspiros.
Abierta de par en par mi alma desnuda escurría letras que intentan escribir poemas.
Cada renglón un beso. Cada beso un gemido.
La batalla de un escritor sin tinta, pero con todo un cuerpo y mil lenguas para escribir.
Color y vacío. Todo y nada soy. Dependo de tus manos y de tus ganas.
Deséame, revíveme.
Escríbeme mil historias.
Todas con final feliz.
Todas dentro de mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario